By continuing use this site, you agree to the Terms & Conditions and our use of cookies.
Fujitsu E910Fujitsu E910
  • Nuevo
199,12 €Precio
Dell T7810 WorkStationDell T7810 WorkStation
  • Nuevo
1.378,48 €Precio
Dell PRECISION T3610Dell PRECISION T3610
  • Nuevo
673,92 €Precio
Dell Optiplex GX990 SDDell Optiplex GX990 SD
  • Nuevo
163,88 €Precio
Dell Optiplex 990 MTDell Optiplex 990 MT
  • Nuevo
245,06 €Precio
Nuestro Boletín
¿Qué diferencias hay entre un móvil reacondicionado y uno de segunda mano?

¿Qué diferencias hay entre un móvil reacondicionado y uno de segunda mano?

¿Qué es un móvil reacondicionado y qué es un smartphone de segunda mano?

Tanto los smartphones reacondicionados como los usados o de ocasión han tenido una vida útil anterior. Es decir, son móviles de exposición, devoluciones de clientes en los primeros treinta días o productos que un cliente compró nuevos y utilizó durante un periodo de tiempo. Entonces ¿por qué decimos que no son iguales? Vamos a analizarlo por partes.

1. De dónde vienen los móviles reacondicionados y lo móviles usados.

Este es el primer aspecto a tener en cuenta. Cambia sobre todo cuando hablamos de móviles reacondicionados:

  • Son devoluciones de clientes que cambian de opinión en los primeros 30 días tras la compra.
  • Son móviles que tenían algún defecto de fábrica y se devuelven antes de ser utilizados por el cliente.
  • Se han utilizado en exposiciones, escaparates u otros espacios comerciales de prueba.
  • Han sido canjeados por un descuento para adquirir un smartphone más moderno.
  • Durante el proceso de venta, se dañó el embalaje y no pueden ser vendidos como nuevos.
  • Son cambiados por otros durante el período mínimo de garantía legal (2 años).

Como ves, el origen de los teléfonos reacondicionados es muy diverso. De hecho, muchos de ellos se ponen a la venta bajo esta fórmula sin que ni siquiera hayan sido utilizados previamente, lo que ya es una gran diferencia con los productos de segunda mano. En cambio, los móviles usados sí que han estado activos en manos de un usuario durante un período determinado de tiempo, el cual le habrá dado un mejor o peor uso. Todo depende de lo mucho o poco que lo haya cuidado.

2. ¿Quién los vende? La importancia de la garantía.

Otra diferencia notable.

Los teléfonos reacondicionados son vendidos siempre por empresas especializadas. De hecho, un usuario estándar no puede vender un móvil con esta etiqueta.

Esto nos lleva a otra cuestión importante. Hablamos, cómo no, de la garantía. Las empresas especializadas en reacondicionados cubren el producto y sus posibles fallos durante un determinado período de tiempo. Por ejemplo, en Tésalis damos a nuestros clientes 14 días de devolución sin alegar motivo alguno y 1 año de garantía total. Es decir, las mismas coberturas que si fuese nuevo. Durante ese tiempo, nos hacemos responsables de cualquier fallo que no tenga que ver con un mal uso del dispositivo.

En cambio, un particular que vende su teléfono usado no puede ofrecer al comprador estos beneficios. Es decir, una vez que le pagas y te lo llevas a casa, nadie te asegurará que funcione correctamente. Si a los pocos días se rompe, probablemente hayas tirado el dinero.

3. El proceso de preparación para la venta de reacondicionado.

Esto es lo que comúnmente se llama reacondicionado del teléfono móvil. Es llevado a cabo por técnicos especializados, ya pertenezcan a la marca que ha fabricado al dispositivo o colaboren de manera externa.

Durante el proceso de restaurado de los dispositivos, estos profesionales se encargan de:

  • Sustituir la pantalla si está rota.
  • Cambiar la batería si su capacidad de carga ha descendido por debajo del 85 % del total.
  • Reparar cualquier avería de hardware existente o sustituir los componentes dañados.
  • Limpiar el estado externo del dispositivo.
  • Devolver el dispositivo a su configuración de fábrica garantizando el borrado completo de los datos instalados por el anterior usuario (si lo hubiese tenido).
  • Limpieza del producto y embalaje,  junto a todos los accesorios compatibles (auriculares, cargador, cable de conexión USB, etc.) según la marca y el modelo.

Por todo esto, los móviles reacondicionados parecen nuevos en el momento de su venta. Esto es algo de lo que tampoco pueden presumir los smartphones de segunda mano.

Esto se debe, fundamentalmente, a que no han sido sometidos a ese proceso de reacondicionamiento: si el producto tuviera algún problema de uso o avería, se vende con él. A veces, estos fallos son visibles y podemos elegir un producto de segunda mano que se encuentre en mejor estado. El problema viene cuando los fallos no se perciben a simple vista y nos damos cuenta del mal funcionamiento del producto tras haberlo comprado: con la segunda mano no hay ni garantías ni periodo de desistimiento, así que las sorpresas pueden ser bastante desagradables.

4. Reacondicionado por marcas oficiales.

Hay marcas que ya contemplan la venta de productos reacondicionados oficialmente por los talleres de la marca. El gran miedo de muchos es que terminen siendo modelos obsoletos por las renovaciones de la marca. Aunque, sinceramente, es muy difícil que encuentres un móvil reacondicionado que no sea compatible con las últimas versiones y actualizaciones del sistema operativo que use o incompatible con los accesorios de la marca. Esto es especialmente habitual en el caso de los iPhone. Apple suele dejar de darles esta cobertura una vez que han pasado entre 5 y 7 años desde su puesta en venta original. Tiempo más que de sobra para haber agotado la vida de tu reacondicionado...

Pero esta ventaja de los reacondicionados con respecto a los móviles de segunda mano, va más allá ya que el apoyo del fabricante en la garantía de actualización. Además, si adquirimos un producto reacondicionado oficialmente por una marca o en marcas profesionales como Tésalis y tenemos cualquier avería durante el período de garantía: la marca se compromete a proveer al usuario, al taller y/o a la tienda que lo adquirió de las piezas de recambio necesarias para su reparación.

Una vez más, se trata de una diferencia notable entre un móvil de segunda mano y uno reacondicionado. Los usados de segunda mano se venden sin ninguna garantía de reparación.

¿Ha quedado claro?

Estamos seguros de que sí. Los móviles reacondicionados, aunque hayan tenido una vida útil anterior, no tienen nada que ver con los de segunda mano. Se venden en un estado físico mejor, ofrecen multitud de garantías al comprador y cuentan con el respaldo de empresas consolidadas y de las marcas que los fabrican. Así que está claro, ¡pásate al reacondicionado!

    Leave a Reply